Trabajando por el bienestar y el rendimiento de las personas

Camino de Santiago



Sobrado dos Monxes y la Orden del Cister

Por Tu Camino

En el lugar de Sobrado dos Monxes en la provincia de  A Coruña se levanta, stuff según algunos estudios, discount el primer Monasterio de origen cisterciense de la península. Se tiene noticias de su primera fundación por una familia gallega a los finales del siglo X y durante más de diez siglos de existencia ha sido vuelto a levantar sobre sus propias ruina hasta en tres ocasiones.

El Monasterio de Santa María de Sobrado se emplaza en un importante cruce de caminos históricos, no es casual que la antigua capilla de San Pedro da Porta (San Pedro de la Puerta) se encuentre dentro de las murallas del complejo monacal. Es en este lugar donde se cruzan dos caminos de peregrinación de impronta europea: el antiguo camino romano a Touriñan, el lugar donde se levantaba el Ara Solis, y el Camino de Santiago de origen medieval que se dirige a Compostela.

El monasterio de Sobrado fue levantado en sus inicios con la voluntad de atender a todos los peregrinos venidos de toda Europa que transitaban estos caminos. Y es la Orden gala del Cister, quién conocedora de la gran importancia del encalve, decide su elección en el siglo XII como primer lugar de su labor colonizadora en la Península Ibérica.

El nombre de Cister proviene del primer monasterio de la Orden, fundado en 1098 en el bosque borgoñés de Citeaux, en francés de la época cistelz (cestos). La orden del Cister establece en sus monasterios un experimentado aprovechamiento de la riqueza que atesoran los bosques próximos, desarrollándose entre los monjes cistercienses un refinado y avanzado estudio de la disciplina de la silvicultura (del lat. silva, selva, bosque, y -cultura), la ciencia que trata del cultivo de los bosques.

Como dijo san Bernardo re-fundador de la Orden del Cister: «Se aprenden muchas más cosas en los bosques que en los libros; los árboles y las rocas os enseñarán cosas que no podríais oír en otro sitio» Bernardo de Claraval, Lettre 106, 2.

La Orden de Cister pone en práctica, como en otras disciplinas, conocimientos del mundo antiguo propias del cultivo de los bosques y de la utilización de estos como sustentadores de sus propias arquitecturas monacales.

Próximo al lugar origen de la Orden del Cister, en la ciudad de Lugdunum (Lyon), se encontraba el bosque de Lugh, lugar donde se celebraba el Lugnasah en el día 1 de agosto,

Los pueblos europeos que ocuparon la Galia, Germania y el norte de Italia, tuvieron en común a través de vínculos aun no del todo desentrañados, relación con los pueblos de Irlanda, Gales y Escocia, así como con los del norte de Hispania. Todos ellos forman los popularmente conocidos como pueblos celtas. En su religión, un dios ocupaba lo más alto del escalafón, Lugus era el nombre galo, Lugh, el irlandés y el gales, Lleu.

El Lughnasa del día primero de agosto, al concluir las cosechas, se celebraba el festival de Lugus, el dios-rey. En esta celebración, la más importante para estos pueblos, se celebraba el hierogamos o matrimonio sagrado de Lugus con la Tierra. Su principal celebración era en el bosque sagrado de Lugh en las proximidades de Lyon, a donde acudían druidas y devotos desde lugares de toda Europa. Ese día le estaba consagrado y las ceremonias religiosas que se celebraban, atraían a multitud de personas, convirtiéndose en ocasiones en asambleas públicas en las que el comercio, los asuntos políticos, los juicios y los juegos se repartían la atención de los congregados.

El emperador Augusto estableció que la fiesta celebraba en Lugudunum, capital de la Galia romana, fuera festival del imperio, y así dirigir hacía su persona el rito sagrado que consagrada al más popular de los dioses galos con la intención de recabar hacía sí la fidelidad de sus súbditos. Augusto usurpaba la figura del dios-rey galo colocándose él al frente.

La intima relación entre la ciudad de Lugdunum y el bosque de Lugh puede ser reconocida en otras diferentes ciudades de origen romano fundadas por el emperador. Entre todas ellas Lucus Augusti, (Lugo) una ciudad que fue levantada sobre un bosque sagrado de robles en las orillas del río Miño. “Lucus” significa en latín  “bosque de carácter sagrado”.

Aún hoy en algunas poblaciones de Galicia se pueden observar en su trama urbana los llamados como “Campos da Feira”, lugares de reunión y mercado a modo de foro romano constituidos por plantaciones regulares de robles o castaños y que hacen la misma función que el bosque de Lugdunum tenía hace más de dos mil años. Son varias los enclaves gallegos que articulan su modesto urbanismo de origen romano alrededor de su “campo-bosque da feira”.

Bosque sagrado de Lugo

Licencia de Creative Commons

0 Comentarios

Responder

Deja un comentario

logo pie logo pie logo pie logo pie logo pie logo pie