Observatorio Europeo de Coaching

Trabajando por el bienestar y el rendimiento de las personas

Artículos / Colaboradores

¿Quieres aprender a escuchar mejor? Por el Coach Carlos Grau B.

Por oec

           El sentido del oído es el hermano pequeño de la vista. No es necesario recurrir a estudio alguno para afirmarlo, pills basta con analizar detenidamente nuestro entorno para ser conscientes de ello. Pese a que sea ese el orden natural, nada impide que ese hermano pequeño sea atendido y mimado para que pueda desarrollar todo su potencial. ¿Qué puede decirnos?

          Ver consiste en percibir por los ojos los objetos mediante la acción de la luz. En cambio, mirar es Observar las acciones de alguien, revisar, tener en cuenta, atender. Del mismo modo, oír consiste en percibir con el oído los sonidos y escuchar implica Prestar atención a lo que se oye. La similitud entre ambos sentidos es inversamente proporcional a la atención que suscitan. ¿A qué se debe esta marginación auditiva?

          El 80 % de la información percibida llega al cerebro a través de los ojos. Imaginemos una autopista de cinco carriles. Un policía indica que cuatro de esos cinco son sólo para vehículos visuales, el carril restante para el resto de sentidos. ¿Qué podemos conseguir si cambiamos las órdenes del policía? No oiríamos las voces de nuestros compañeros de trabajo o nuestros familiares, sino que las escucharíamos y seríamos totalmente conscientes no de qué nos dicen, sino de cómo lo están diciendo. Ahí está el comienzo de la escucha activa.

          Hemos iniciado el viaje y nos trasladamos a un partido de tenis. Rafa Nadal y Federer están sobre la pista. Rafa acaba de golpear la pelota. Va muy deprisa, casi no la vemos. ¿Cómo suena esa pelota cuando pasa cerca? ¿Nos fijamos en eso? Pues ese es precisamente el objetivo. Las voces de quienes nos hablan son como los impactos en las raquetas. Te invito a que no mires la pelota que viene. En cambio, escucha su sonido. no el qué, sino el cómo. su textura, su tono, Hay agobio en esa voz? ¿Alegría? ¿Tristeza? ¿Desasosiego? ¿Tensión? ¿Emoción contenida?

          ¿Cómo lo hago? Es una carrera de fondo, y cualquier momento es bueno para comenzar. Tu intención es lograrlo y sólo por eso ya estás corriendo. Vas a conseguir desprenderte de la capa de tus emociones y percepciones, concentrándote única y exclusivamente en quien tienes enfrente. Se sentirá arropado y atendido. ¿Cómo te sientes cuando alguien te escucha? Te propongo unos ejercicios para convertirte en un maestro de la escucha activa.

Ejercicio de escucha activa

         Para empezar el ejercicio acude a un lugar animado. Puede ser un parque, la terraza de un bar, una estación de tren o un aeropuerto. Cierra los ojos y respira profundamente concentrándote en tu respiración. Intenta escucharla. Mientras la sientes, expande el foco de tu atención a los sonidos de tu entorno más cercano. Escúchalos y analízalos. ¿Qué te dicen? Recuerda mantener los ojos cerrados.

         Presta atención a las capas de sonido que te rodean. Date cuenta

que hay algunas que atraen tu inmediata atención y otras son casi ignoradas. Concéntrate en aquellos estímulos más cercanos y amplía poco a poco tu radio de acción hacia los más distantes. ¿Los identificas? Concéntrate luego en los sonidos más fuertes, seguidos de los más suaves o sutiles que escuches normalmente. Repite estos pasos hasta que seas capaz de concentrarte en un sonido determinado mientras deliberadamente excluyes
otros de tu entorno inmediato.

         Trata de que el ejercicio se mantenga alrededor de una hora. A lo largo de la misma, puedes abrir los ojos en algunos momentos, reduciéndose estos de forma paulatina hasta que seas capaz de mantener la atención en los estímulos auditivos sin interferencias visuales. Además, para complementar esta práctica, en otros momentos puedes escuchar música con auriculares tratando de diferenciar claramente unos instrumentos de otros y aislarlos entre sí.

         Cuando alcances dominio de la técnica, el último paso consiste en llevar a cabo el ejercicio anterior no con sonidos, sino con voces. Cierra los ojos o no mires directamente las caras de las personas con quienes vas a practicar. Puedes escuchar qué se dice, fijándote en cómo se dice. Atiende primero a los estímulos auditivos, hazte una imagen mental a cerca de qué te dice la voz de aquel en quien estás practicando y una vez hecho esto, mírale directamente para saber si tu imagen mental se corresponde con la que perciben tus ojos.

         Con estas habilidades adquiridas aumentarás tu percepción, entendiéndola como el proceso cognoscitivo mediante el cuál las personas somos capaces de comprender nuestro entorno y actuar en consecuencia con los impulsos que recibimos. No será posible ignorar a ese policía que nos limita los carriles de la autovía de los estímulos, aunque sí hacer que mire hacia otra parte mientras variamos la distribución establecida.

Por Carlos Grau Belda.
@coachingcarlos  es   Coach Personal y ejecutivo de Valencia.
www.coachingcarlosgrau.com

Para saber más sobre Innovación empresarial te invitamos a participar en el II Encuentro Empresarial 5 Sentidos para Innovar que se realizará el 22 de Febrero en el Parque Tecnológico de Galicia, Tecnópole.

La actividad es gratuita, previa inscripción en la web: www.5sentidosparainnovar.com(cupos limitados)

Licencia de Creative Commons

Mediateca

Archivo

0 Comentarios

Responder

Deja un comentario

logo pie logo pie logo pie logo pie logo pie logo pie