Observatorio Europeo de Coaching

Trabajando por el bienestar y el rendimiento de las personas

Actualidad

19 cosas de las que debemos darnos cuenta si queremos ser felices

Por oec

 

 

Nadie puede volver atrás e iniciar un nuevo comienzo, sickness pero cualquiera puede comenzar hoy mismo y escribir un nuevo final” – Maria Robinson.

 

1. Deja de malgastar tu tiempo con la gente equivocada.

La vida es demasiado corta para que la pases con gente que no te hace del todo feliz. Debemos darnos cuenta de que si alguien nos quiere en su vida, él o ella nos hará un hueco y no tendremos que pelear ni comernos la cabeza para intentar captar su atención. Debemos darnos cuenta de que los verdaderos amigos no son aquellos que están ahí cuando mejor te está yendo todo, sino los que están contigo cuando estás – como diría Love of Lesbian – en tus infiernos.

Y también deja de perder tiempo justificándote ante los demás. En realidad no te servirá de nada, porque tus amigos de verdad no necesitarán que te justifiques y tus enemigos no te creerán.

2. Huir de tus problemas no harán que desaparezcan.

No es fácil afrontarlos pero es la única solución posible para poder olvidarte de ellos para siempre. Algunos llevarán tiempo, nadie está preprogramado para solucionar los problemas al instante ni vivimos en el mundo de J.K. Rowling para poder hacerlos desaparecer moviendo una varita mágica – ojalá. Es más, estamos hechos para cabrearnos, poner el grito en el cielo y tropezar continuamente. Al fin y al cabo debemos darnos cuenta de que la vida es así, afrontas los problemas, aprendes y te adaptas para que los siguientes golpes no sean tan duros. La actitud que tomas ante los problemas es la misma que tomas ante la vida, y esa es la actitud que define lo que somos.

3. Engañarte a ti mismo no te servirá de nada.

Podrás engañar a cualquier persona del mundo y poner una sonrisa en tu cara de “no me pasa nada, estoy bien” aunque realmente no sea así. Podrás engañarlos a ellos, pero no a ti. Debemos darnos cuenta de que sólo podremos ser verdaderamente felices cuando seamos capaces de correr riesgos como el de ser honestos con nosotros mismos.

4. No dejes tu propia felicidad para el final.

Se ha dicho mucho de nuestra generación, nos han llamado creídos, prepotentes y egoístas, pero todos sabemos que muchas veces anteponemos la felicidad de otros antes que la nuestra. Sólo por el hecho de verles felices podemos estar sufriendo por dentro. Debemos darnos cuenta de que nosotros también somos especiales, y que está claro que debes ayudar a los demás, pero ayúdate también a ti mismo.

5. Deja de intentar ser quien no eres.

Lamentablemente vivimos en un mundo de envidias constantes y en el que todas las personas tienen una opinión sobre ti e intentan convertirte en otra persona. Debemos darnos cuenta de que siempre nos vamos a encontrar con alguien más joven, más inteligente y más guapo/a que tú. Eso es así. Cambiar para que los demás te acepten no servirá de nada, porque las personas que realmente quieran estar contigo querrán estar con tu YO auténtico.

6. Deja de vivir el pasado y empieza a vivir el ahora.

Debemos darnos cuenta de que nunca podremos iniciar un nuevo capítulo en nuestra vida si estamos leyendo y releyendo el anterior. Hay veces que no vale sólo con pasar de página, la solución está en cambiar directamente de libro.

7. No te asustes por cometer errores.

Woody Allen lo dejó bastante claro diciendo que si no te equivocas de vez en cuando, quiere decir que no estás aprovechando todas tus oportunidades. Debemos darnos cuenta de que hacer algo y equivocarnos es mucho mejor que no hacer nada. Al final, te arrepentirás más de las cosas que NO hiciste que de aquellas que sí hiciste.

8. La felicidad no es algo que puedas comprar.

Es cierto que muchas de las cosas que queremos son caras. Parece ser que todo el mundo quiere tener el mejor coche, la mejor casa o la televisión más grande de la tienda, pero debemos darnos cuenta de que las cosas que realmente nos van a hacer felices son gratis. Lo esencial es invisible a los ojos que decía El Principito.

9. Deja de buscar la felicidad en los demás.

Por mucho que la busques nunca serás capaz de encontrarla si no estás a gusto contigo mismo. Debemos darnos cuenta de que muchas veces buscamos a nuestra media naranja porque así podremos estar completos, pero el primer paso es aceptarte a ti mismo como eres y estar listo para compartir tu felicidad con alguien más.

10. Nadie está listo.

Debemos dejar de pensar que no estamos listos porque la realidad es que nadie lo está al cien por cien cuando se le presenta un oportunidad. Lo cierto es que la mayoría de las oportunidades que pasarán por delante de nosotros nos obligarán a salir de nuestra zona de confort, nos obligarán a viajar y/o nos obligará a tener que dejar a alguien querido atrás.

11. Deja de rechazar nuevas (posibles) relaciones por tu pasado.

A todos nos han roto el corazón. Eso es una verdad innegable y aquella persona que te está pidiendo quedar por WhatsApp también ha pasado por ello. Debemos darnos cuenta de que rechazar nuevas relaciones sólo porque las anteriores no salieron como esperábamos nos cerrará muchas puertas a aventuras que nunca imaginamos. A medida que vamos creciendo nos vamos dando cuenta de que conocemos a las personas por un motivo. Algunas te usarán, otras te probarán y otras te enseñarán, pero hay veces que tendrás que arriesgarte, porque si habrá alguien que sacará lo mejor de ti.

12. Basta ya de lamentos.

Debemos darnos cuenta de que la vida nos plantea dificultades por una razón y que lamentarnos y autocompadecernos continuamente no sirve de nada. Estas dificultades están ahí para que vayamos orientando nuestro camino hacia allí donde queremos ir. No lo solemos ver cuando estos problemas están delante pero, piensa un momento en esas dificultades a las que hiciste frente en el pasado. Te darás cuenta de que, casualmente, te llevaron a un lugar, a una persona o a una situación mejor. Sonríe, es la mejor manera de ahuyentar a los problemas.

13. Olvídate de los rencores.

Déjalos de lado y deja hueco para aquellas cosas más importantes. Debemos darnos cuenta de que los rencores acabarán haciéndonos más daño a nosotros que a las personas que odiamos. Perdonar no es sinónimo de “no me importa lo que me hiciste” sino de “no pienso dejar que eso que me hiciste me impida ser feliz“. También debemos darnos cuenta de que el perdón también se refiere a nosotros mismos, si tienes que hacerlo, pasa página y trata de hacerlo mejor la próxima vez.

14. Deja de ignorar la belleza escondida en los pequeños detalles.

Los detalles son los que marcan la diferencia. De hecho, debemos darnos cuenta de que son esas pequeñas cosas las que con el paso del tiempo se convierten en algo grande. La mayor parte de nuestra vida será un puzzle de pequeños detalles y momentos que pasas sonriendo con la gente que verdaderamente te importa.

15. Actuar como si todo estuviese bien no te dará un Oscar.

Leonardo no lo tiene y a ti tampoco te van a dar un Oscar por aparentar que todo está bien cuando en realidad no es así. Debemos darnos cuenta de que no pasa nada porque un día nos derrumbemos. En esos momentos lo que menos te tiene que preocupar es lo que piensen los demás: si tienes que llorar, hazlo; cuanto antes te desahogues, antes volverás a sonreír.

16. Deja de hacer lo mismo una y otra vez.

Si sigues haciendo lo que haces, seguirás consiguiendo lo que has conseguido hasta ahora.

17. Los demás no siempre son la causa de tus problemas.

Debemos darnos cuenta de que sólo hay una probabilidad de que alcancemos nuestro sueño y que ella pasa por ser autocríticos y responsables de todo lo que pasa por nuestra vida. Cuando culpas a los demás de tus problemas significa que estás negando tu parte de responsabilidad, lo que significa que los demás tienen bastante más poder sobre tu vida que tú mismo.

18. Las preocupaciones nos impiden disfrutar del hoy.

Problemas tenemos todos los días, pero el hecho de que estés preocupándote continuamente por ellos no harán que se vayan, lo único que vas a conseguir es dejar de prestar atención a lo que te está pasando hoy. Un sencillo método para saber si algo merece que te preocupes como solemos hacer es preguntarnos “¿Esto importará tanto dentro de un año? ¿Y de cinco?”; Si la respuesta es que no, no merece la pena.

19. Hay que dejar de intentar serlo TODO para todos.

Es imposible. No hay vuelta de hoja. Debemos darnos cuenta de que si seguimos intentando ser TODO para cada una de las personas que hay a nuestro alrededor lo más probable es que no podamos serlo (y acabarás bastante quemado). Pero debemos darnos cuenta de que hacer sonreír a una persona pueda cambiar el mundo. No el mundo entero, no, pero sí el de esa persona que te está esperando.

Fuente: www.theidealist.es

 

 

 

 

Licencia de Creative Commons

Mediateca

Archivo

0 Comentarios

Comentar

Deja un comentario

logo pie logo pie logo pie logo pie logo pie logo pie